Rociadores contra incendios

Rociadores contra incendios

Todos los productos > > Rociadores contra incendios

Detalles de producto

Los rociadores contra incendios automáticos, conocidos como sprinklers, son uno de los sistemas más antiguos destinados a la protección contra incendios en todo tipo de edificios. Los rociadores sirven para detectar conatos de incendios y apagarlos con agua o controlarlos. Protegen prácticamente la totalidad de los inmuebles, menos cuando el agua no es lo más recomendable como sistema de extinción, lo cual sucede encontadas ocasiones, en las que deben aplicarse otros métodos.

Su sistema de funcionamiento es realmente sencillo en su concepto, ya que se trata de una red hidráulica presurizada con agua y boquillas de descarga las que, al verse afectadas por una incidencia directa de la temperatura, pierden parte de su cuerpo y liberan una gran cantidad de agua acorde al espacio donde se produce la acción.

Éstos disponen de un orificio de salida para que el mecanismo de disparo de agua convierta el chorro de forma rociada hacia la zona afectada por el fuego. Este disparo puede realizarse tanto por un elemento termosensible (formado a su vez por un fusible de disparo y un bulbo termosensible) como por un detector contra incendios.

rociadores para protección contra incendios 1

La temperatura funde un fusible mecánico que deja de ejercer fuerza para facilitar la salida del agua. En su origen, los rociadores contra incendios estaban formados por placas soldadas con aleaciones de diferentes metales. Estos rociadores se siguen utilizando actualmente, pero los más utilizados son los de ampolla de cristal. Además de todas estas aplicaciones, los rociadores contra incendios tienen como propiedad la de refrigerar. Son muy utilizados en edificios construidos con materiales deformables como madera o hierro, evitando así la utilización de sistemas de protección pasiva contra incendios para minimizar en la medida de lo posible el impacto negativo del lugar afectado.

Otra de las ventajas es que el disparo se puede producir tanto por detección de humos como por detección de ionización del aire.