Detección de monóxido de carbono - Eivar

Detección de monóxido de carbono

El monóxido de carbono se produce por la combustión deficiente de sustancias como gas, gasolina, queroseno, carbón, petróleo, tabaco o madera. El mal funcionamiento de chimeneas, calderas, estufas o hornallas también pueden producirlo, así como los vehículos detenidos con el motor encendido.

En cualquier caso el origen más habitual por intoxicación viene producido por los incendios.

La detección de monóxido de carbono y sus síntomas de sospecha van a depender de la rapidez de inhalación del gas. La respiración del mismo conlleva la rápida pérdida de conocimiento y la parálisis respiratoria.

Un sistema de detección de monóxido consiste en un sensor que se ocupa de tomar lecturas constantes de la concentración de monóxido de carbono en el ambiente. Si se da una concentración elevada una alarma sonora nos informará automáticamente.

Grupo Eivar - Detector de humos 1

  • En el caso de una vivienda, el sensor consiste en un detector autónomo que puede instalarse en cualquier habitación.
  • En el caso de garajes o industrias, el sistema consta de una central con una serie de sensores y motores de extracción. Los sensores realizan la lectura del ambiente y se comunican en todo momento con la central para indicar el nivel de concentración. El motor se activa en caso de altas dosis para ventilar y expulsarlo.

Grupo Eivar - Detector de humos 2

Tipos de instalaciones de monóxido de carbono:

    • Detección por detector semiconductor: este es el sistema más habitual actualmente por su simplicidad y resistencia.Funcionan gracias a la absorción de gas en la superficie de un óxido caliente. La absorción de la muestra de gas en la superficie con óxido y su posterior oxidación catalítica dan como resultado un cambio de la resistencia eléctrica del material con óxido.
    • Detección por detector electroquímico: los sensores electroquímicos son compactos, requieren muy poca energía, muestran una gran linealidad y repetitividad y tienen una larga vida útil. El funcionamiento se basa en celdas electroquímicas, puesto que se sumergen tres electrodos de difusión de gas activo en un electrolito. Dependiendo de la celda, el gas está oxidado o reducido en la superficie del electrodo activo. Esta reacción altera el potencial del electrodo activo en relación con el electrodo de referencia. La función principal del circuito conductor electrónico asociado a la celda es la de minimizar esta diferencia de potencial pasando corriente entre los electrodos activos y los contraelectrodos, siendo la corriente medida proporcional a la concentración de gas especificado.
    • Detección por aspiración: funciona igual que un sistema de aspiración de incendios, con la salvedad de que el detector es un sensor electroquímico. Este sistema tiene repartidos por toda la instalación puntos de muestreo que tienen una aspiración continua gracias a un pequeño extractor. Este flujo de aire pasa a través del sensor electroquímico y es analizada constantemente.

Grupo Eivar - Detector de humos 3